Blog

No estamos más fuertes que nunca INGLÉS

Estos días no estamos más fuertes que nunca. Tampoco están sacando lo mejor de nosotros. Estamos en casa, confinados por imperativo legal. Porque fuera hay un virus y porque si salimos, la policía nos multa. Los hospitales están colapsados, como sabemos y a sus profesionales cada vez les quedan menos fuerzas y menos motivación, si es que algún día pudieron permitirse tenerlas.

Echo de menos anuncios que nos digan la verdad y mensajes sinceros que nos hablen de frente y nos digan que lo que estamos pasando no es bueno. Que desde luego no lo es decir que debemos aprovecharlo para unirnos y salir adelante. Esto no debemos aprovecharlo para nada en concreto porque esto no es ni un regalo ni una oportunidad.

Entiendo que el fin de la publicidad es vender felicidad pero me entristece ver que estamos participando en ello más de la cuenta. Estamos exagerando y nos estamos engañando unos a otros. Digámoslo y cortemos el teatro.

No somos ni hemos sido un país fuerte ni una sociedad compacta nunca. Somos uno de los países ideológicamente más polarizados y nuestra economía es y siempre fue débil e inestable. Nuestros sueldos son o insuficientes o excesivos. Pero nunca dignos. Nuestros trabajos son precarios y trabajamos para clientes para los que nunca llega el día en el que adentrarse en proyectos innovadores o en el que lanzar nuevos discursos.

Antes decía que no aprovechemos esto para nada. Rectifico. Aprovechemos esto para poner las cartas sobre la mesa de una vez por todas. Para decir la verdad y para decirnos la verdad. Para decir basta. Que esto nos sirva para mirarnos en el espejo sin maquillaje ni mensajes huecos que repetirnos en bucle día tras día.

Para decir, por fin, que la sociedad no es como la vemos en los anuncios que hacemos, que con ellos engañamos y frustramos y que, por supuesto, no estamos más unidos que nunca.

Que si seguimos en este fake global que nos hemos montado, no sólo no innovaremos jamás, sino que los públicos a los que dirigimos nuestros anuncios y campañas, se irán para siempre.

Y yo que pensaba que dábamos para más…

O dicho de otro modo: La publicidad en la era del coronavirus.